¿Puede ser tratada una hernia discal con osteopatía?

La hernia discal (también llamada “hernia de disco” o “prolapso de disco”) normalmente se presenta como un gran bloqueo que te inmoviliza; parece que te vas a partir por la cintura y produce mucho dolor, angustia e impotencia.

El dolor empieza en la zona lumbar baja, se hace fuerte en el glúteo y baja por la pierna, pudiendo llegar al gemelo y el pie o pudiendo quedarse en el hueco detrás de la rodilla. Tu espalda entonces toma una postura antiálgica (es decir, antidolor) que genera una escoliosis o curva en la espalda que va de lado a lado, formando una especie de “S” con el objetivo de liberar el espacio donde esta pinzado el nervio.

La única forma de estar seguros de que tienes una hernia discal es mediante una resonancia magnética. Ésta será solicitada por el médico si después de un tratamiento con antinflamatorios y relajantes musculares no remite el dolor.
En la resonancia puede salir una hernia discal; hay de varios tipos y tamaños.

Tengo una hernia discal, ¿qué hago ahora?

Puede que el tratamiento antinflamatorio funcione, aunque eso no quiere decir que la hernia haya desaparecido, sino que está sin síntomas, lo que nos obligará a vigilar de cerca nuestra postura y reducir el estrés para que no vuelva el dolor.

Si no mejora tienes también la opción de pasar por quirófano, algo que, no se por qué, no nos gusta a nadie… pero es verdad que muchas veces es necesario y hasta urgente realizar una cirugía para la hernia.

Hernia discal con osteopatía

En Osteoval tenemos una gran experiencia en trabajar con espaldas que tienes una o varias hernias discales. Para ello, tratamos la hernia discal con osteopatía.

El disco se ha desgastado, se han roto los anillos y ha salido el núcleo que esta tocando una raíz nerviosa y produciendo todos los síntomas antes descritos. Ahí no podemos hacer gran cosa,  pero sí podemos relajar esa raíz nerviosa por medio de la Osteopatía sacrocraneal. Es muy suave e indolora. Notarás como todo tu cuerpo se relaja, incluyendo la zona afectada; por su proximidad la osteopatía visceral también puede ayudar a relajar la zona media de la espalda.

El trabajo directo sobre los músculos lumbares bien con masaje suave o con estiramientos especiales sin dolor es un gran alivio, además de inmediato.

Si es posible, después de realizar algunos test osteopáticos, se podría practicar una manipulación vertebral que podía ser en muchos casos de gran ayuda.
Por supuesto nos, encargaremos de mejorar la postura con técnicas posturales osteopáticas, lo que garantiza el mantenimiento del bienestar después de las sesiones.

Todo va encaminado a disminuir la inflamación y a relajar, pero no desde fuera, sino potenciando los propios mecanismos y recursos que el cuerpo tiene.
Desde Osteoval creemos en la recuperación del cuerpo y trabajamos para ayudar en la medida que nos sea posible potenciarla.
La Osteopatía consigue unos resultados espectaculares tanto que, a veces, parecen increíbles, pero ahí están los muchos casos trabajados con éxito.

En Osteoval siempre respetamos las leyes naturales de la Osteopatía y del cuerpo que son el confort (regla del no dolor), el ahorro energético (una contractura gasta energía) y el equilibrio.