¿Te ha gustado?

La quiropraxia es una terapia manual que trata y previene los trastornos mecánicos en la asociación de nervios, músculos y esqueleto.
Comprende diversas técnicas manuales, como la manipulación o el ajuste de las articulaciones, con especial énfasis en las dolencias denominadas “subluxaciones”.

Una subluxación es un desplazamiento de una articulación por estiramiento de tejidos blandos. Este tipo de anomalías comprimen ciertos nervios, ocasionando variados problemas físicos, disminuyendo la movilidad articular, ya que afectan directamente la biomecánica corporal. Cuando se aprisiona un nervio se altera la funcionalidad articular asociada a éste. Por esta razón las subluxaciones frecuentemente detonan una secuencia de efectos secundarios concatenados, que producen un deterioro de la salud y el bienestar general del paciente. 

Las subluxaciones se pueden producir por diferentes motivos como por ejemplo: bruscos e inapropiados movimientos, malas posturas, golpes, sobre esfuerzos musculares, etc. El área del cuerpo que más frecuentemente se ve dañada por esta patología es la columna vertebral. Al afectarse el eje principal de sustentación se llega a comprometer toda la estabilidad estructural del cuerpo.

Esto permite en modo simple y en muy pocas sesiones, eliminar la compresión sobre el tejido nervioso y eliminar las tensiones acumuladas en los tejidos adyacentes, restableciendo el suministro normal de energía. Así se desbloquea y se abre su principal canal, la columna vertebral.

La quiropraxia, por tanto, es un método curativo extremadamente efectivo, que permite eliminar rápidamente dolores y trastornos mejorando substancialmente nuestra calidad de vida.